La flebotomista April Aymong prepara una muestra para enviarla para la prueba de COVID-19 en el Laboratorio de Salud de Salem en Salem, Oregón, el martes 12 de julio de 2022.

Read in English

Los funcionarios de salud de Oregon están suplicando una vez más al público que se vacune, se quede en casa cuando sea posible y se cubra la cara cuando esté en público.

Esta vez es porque los hospitales del estado se ven afectados por un triple golpe de enfermedades respiratorias.

Las salas de emergencia están llenas de personas con el COVID-19, la influenza y el Virus Respiratorio Sincitial (RSV por sus siglas en inglés), señaló recientemente Dean Sidelinger, oficial de salud del estado de Oregon durante una conferencia de prensa.

La situación ahora es peor que durante las oleadas anteriores del COVID-19, dijo.

En todo el estado, menos del 5 por ciento de las camas de hospital están actualmente vacantes.

Como resultado, las personas que necesitan atención de emergencia deben esperar hasta 12 horas para ser atendidas, pueden ser tratadas en un pasillo y pueden tener que compartir una habitación, aseguraron funcionarios de salud. Las cirugías programadas también pueden llegar a cancelarse.



Source link

Call Now Button